miércoles, 30 de septiembre de 2015

AHORA





 Esperaba ser encontrado de nuevo entre otros tantos libros más, en una estantería donde la temática es variada y entretenida, rica en palabras y contenido,  pero tal vez, necesitada de la verdadera esencia que se esconde entre las líneas de un texto expresado con el alma. Mientras limpiaba el polvo de nuestra modesta biblioteca, mi atención se centró enseguida sobre su título y cuando lo sostuve entre mis manos, al mismo tiempo que le pasaba el trapo sobre la tapa, me pregunté cómo es que no lo había visto antes......y de repente recordé a mi querido Tío, de repente mi memoria se trasladó a un tiempo no muy lejano, en aquella misma habitación, pude volver a verlo a él entregándole este libro a mi padre. Ahora sé que mi conciencia ni siquiera pudo llegar a verlo, sé que no era mi momento y sé, que aunque ya no le pueda contar en persona lo profundamente agradecida que estoy por este incalculable regalo que nos dejó, su eterno Ser supo muy bien lo que nos ofrecía.....

 Si os aventuráis a leerlo, no pretendáis comprenderlo con la razón y no esperéis que vuestra mente saque conclusiones lógicas. Sentidlo, dejad que las células de vuestro cuerpo reconozcan la melodía que acompaña a cada letra, a cada sílaba y a cada palabra. Dejad que en vuestro cuerpo interno resuene la Verdad, permitid que perciba lo que le estáis recordando para que vuestra conciencia brote sin esfuerzo.