lunes, 2 de mayo de 2016

NAMASTE








 Madre Tierra, Madre nuestra ¿dónde fueron tus hijos?, ¿dónde reposan sus corazones? Tú, que nos ofreces hasta la última gota de sangre que corre por tus venas; tú, que has quedado en el olvido mostrándote generosa e indulgente ¿Dónde fueron tus hijos?, ¿dónde buscan sin cesar? Déjame recostarme en tu pecho y que este insignificante cuerpo te limpie la pena y la carga que arrastras en soledad. Amada Madre, no reprimas más el llanto con el que empapas el verde de consuelo, recibe la gracia que me ha sido concedida y cúrate con ella las heridas de guerra que te afligen el espíritu. Perdóname y perdónales por su ignorancia. Porque tus vástagos caminan sin rumbo con cuchillas en los ojos y ya ni siquiera reconocen a sus hermanos, los consideran criaturas salvajes, criaturas peligrosas a las que deben asesinar. Lo devoran todo a su paso y viven apretados entre cacharros absurdos ¡La codicia no les deja ver! también la vanidad los ha vuelto unos canívales insensibles y a sus hermanos nos les queda más remedio que esconderse, porque hasta los que poseen alas, patas o aletas caen en sus garras sin piedad y los que están enraizados a tu piel, asumen su exterminio con aceptación.

 Terremotos, volcanes en erupción, tsunamis, tornados..... todo un estercolero de emociones negativas que tú sola tienes que liberar ¡¿pero por qué te haces cargo de las responsabilidades que otros han decidido abandonar?!, ¡¿y por qué no escuchan tus llamadas de auxilio?! Sordos, están sordos igualmente, el único sonido al que se ha reducido su mundo es al de los rancios e inútiles pensamientos.

 Madre, guíame porque yo soy muy pequeña. Colócame tus señales allá donde yo las pueda entender y no me dejes caer de nuevo en la insensatez. Ayúdame a ayudar a mi familia, porque ellos son muchos, de muchas formas, tamaños y colores; y cada uno de ellos único y extraordinario en la existencia. Me comprometo Madre, a servirte en alma, mente y cuerpo. Seré como tu cerilla, que cuando se frota con una cajita de una superficie adecuada, saltan chispas y la llama la envuelve con su calidez. Entonces, ésta a su vez, alumbra al frío de la noche, que está tan necesitado ¡Y de esa cajita saldrán otras tantas cerillas más, todas listas para encenderse!






 David Hawkins es la persona idónea para aquellos "buscadores de la Verdad" que requieran de evidencias constatadas por los sentidos. A través de su propio análisis y de las prácticas clínicas que ha realizado con numerosos pacientes, descubrió el mecanismo más favorable para mitigar el sufrimiento humano. Hawkins usa el conocimiento como un medio por donde el corazón se abre paso y es así como se revela ante él la llave maestra para una mente eficaz: el Amor.


 - Su libro "Dejar Ir. El Camino de la Entrega" http://www.bibliotecaespiritual.com/pdf_obras/DejarIrElCaminoDeLaEntrega.pdf 



♥ ♥ ♥