jueves, 26 de mayo de 2016

TE VEO






 Entre los habitantes de una pequeña y hermosa aldea, vivía un sabio y pacífico anciano. Cierto día, un joven se le acercó diciéndole "Me han dicho que es usted sabio. Sí es así, dígame por favor ¿qué cosas puede hacer un sabio que no está al alcance de las demás personas?" El anciano fijó su mirada en los ojos del joven y le contestó "Cuando como, simplemente como; duermo cuando estoy durmiendo; y cuando hablo contigo, sólo hablo contigo" El joven, muy sorprendido le reprochó "¡Pero eso también lo puedo hacer yo y no por eso soy sabio!". Entonces, el anciano sonriéndole le respondió "Yo no lo creo así, pues cuando duermes recuerdas los problemas que tuviste durante el día o imaginas los que podrás tener al levantarte. Cuando comes, estás planeando lo que vas a hacer más tarde. Y mientras hablas conmigo, piensas en qué vas a preguntarme o cómo vas a responderme antes de que yo termine de hablar" Guardó silencio y apoyando una de sus manos en el corazón del joven, su humilde pero imperturbable voz, resonó más allá del entendimiento de aquel oyente "Hijo, el secreto es permanecer. Permanecer aquí, atento al instante presente y de esta manera, no podrás perderte el milagro de la vida"

Cuento Indio.







Louise L.Hay:


 En la infinitud de la vida, donde estoy, todo es perfecto, completo y entero. Y sin embargo, todo cambia siempre.

 No hay comienzo ni hay final. Sólo un reciclar constante de la sustancia y las experiencias.

 La vida jamás se atasca, ni se inmoviliza ni se enrancia, pues cada momento es siempre nuevo y fresco.

 Soy uno con el mismo Poder que me ha creado, y que me ha dado el poder de crear mis propias circunstancias.

 Me regocija el conocimiento de que tengo el poder para usar mi mente tal como yo decida.

 Cada momento de la vida es un comienzo nuevo que nos aparta de lo viejo y este momento es un nuevo comienzo para mí. Aquí y Ahora.

 Todo está bien en mi mundo.

 





♥ ♥ ♥