domingo, 23 de octubre de 2016

SAGRADO





 Cada forma de vida es una expresión única de la matriz informe e intemporal, de donde todo surge y a donde todo vuelve. Cada cosa proviene de la Nada y a cada cosa, le aguarda el constante cambio y la irremediable desaparición. Porque cada cosa es una breve e impermanente ilusión, creada por la realidad que siempre es y que jamás desaparece. La Nada no puede ni dividirse, ni transformarse, ni destruirse, ni limitarse, ni entenderse. Puesto que no es una cosa, es Nada. No es ni nacimiento, ni muerte. Es, Vida Una sin opuesto. Es, amor íntegro e ininterrumpido. Es, plenitud inacabada. Es, no-tiempo eterno. Es, verdad absoluta. Es, quietud imperturbable. Es, dicha trascendental. Es, impensable-incomprensible-inimaginable-inexplicable-indefinible-inconmensurable-insondable. Es, experiencia directa y perpetua. Nada, es. A la que tan sólo se la puede señalar y en la que siempre estás. Es, única y por lo tanto, no hay más.

 Lo que Nada decida experimentar a través de tu forma física, no es cuestionable, no es reprochable, no es malo ni tampoco bueno, no es exitoso ni fallido. Lo que Nada decide, ya es y no puede dejar de ser. Es la expresión impredecible donde el momento toma forma, con el único prósito de evolucionar en las experiencias, que la llevarán a ser consciente de sí misma. Una ilusión, en la que Nada juega a ser cosa, para darse cuenta de que es Nada y por lo tanto, Todo. Sólo Nada es real. Sólo Nada vive. 

 Nada eres, y a la Nada perteneces.

 ¡Qué descanso!








 Helen Schucman era psicóloga y educadora en una reconocida institución académica. Una mujer declarada atea y de predominante pensamiento conservador. Tras varios problemas significativos que fue experimentando a lo largo de su trayectoria profesional, seguidos de un impulso interior que le llevó a buscar nuevos caminos, de un día para otro, su vida cambió radicalmente. De repente, su mente se convirtió en una perfecta herramienta para expresar la Verdad última, y sus manos, la tinta donde se puede percibir el verdadero poder que reside tras los pensamientos. Comenzó a escribir automáticamente, sin saber de dónde procedían aquellas poderosas palabras. Entonces, a medida que pasó el tiempo, sus escrituras se convirtieron en tres volúmenes que aún, a día de hoy, siguen transformando la vida a multitud de personas.

 Los libros no son aptos para cualquier lector, en el sentido de que el lenguaje con el que señala hacia la Verdad, florece del pensamiento que emanó Jesucristo tras su iluminación. Por ello, tu grado de presencia debe ser intenso para poder ir más allá de las palabras, y de esta manera, leer sin juicio alguno cada indicador que te conduce a lo que realmente eres


- Un Curso de Milagros (Libro de Texto) http://un-curso-en-milagros.org/publicaciones/pdf/ucdm_texto.pdf 

- Un Curso de Milagros (Manual de Ejercicios) http://www.xucurruc.org/wp-content/ucdm_ejercicios.pdf 




♥ ♥ ♥

miércoles, 12 de octubre de 2016

DIMENSIÓN





 Que cuando todo estalle en mil pedazos, tengas la absoluta certeza de que eres la unión invisible de cada trozo resquebrajado. Que cuando el ruido ensordecedor vuelva al mundo totalmente chiflado, sientas en lo más profundo de ti, el silencio con el que desinfectas el histerismo de tus hermanos. Que cuando la sangre riegue los bosques de la Tierra, reconozcas tras ella, la Vida que jamás se ausenta. Que cuando el dolor <apague> la luz de la humanidad, sepas que una gran borrasca no puede robarle ni uno de sus rayos al radiante sol. Que cuando el olor de las flores desaparezca, los árboles dejen de mecer sus ramas y la tierra no tenga un sólo cuerpo que transformar, recuerdes la nada de la que procedes y a la que volverás, porque ella nunca te abandona. Que cuando los animales renuncien a su movimiento, encuentres en su exterminio tu propia quietud, esa misma que los acompaña a ellos, más allá del nacimiento y de la muerte. Que cuando la mentira se haga dueña de las percepciones, encuentres la única Verdad que descansa en cada una de las ilusiones. Que cuando el tiempo esté dispuesto a intensificar el sufrimiento, te halles en el no-tiempo de la eterna dicha. Que cuando nada tenga el menor sentido, hagas del caos el orden perfecto para la Conciencia. Que cuando todos a tu alrededor luchen contra la realidad, te dejes caer sobre el vendaval, seguro de que nunca te mueves.






 Ningún tipo de cambio significativo se dará en la situación de vida del planeta Tierra, si previamente, no se lleva a cabo una transformación de la Conciencia humana. La supervivencia de nuestra raza, depende de ti. Crea un espacio amoroso a través tu intensa presencia en el aquí y ahora, y la transmutación del ego comenzará como su consecuencia natural inmediata. Ríndete, di sí al presente, acepta lo que ya es




♥ ♥ ♥

domingo, 2 de octubre de 2016

WU WEI




 Ego, enfermedad de las enfermedades. Ego, problema de los problemas. Ego, ilusión de las ilusiones. Miedo, deseo, necesidad, anhelo, drama, ira, felicidad, apatía, placer, inferioridad, soberbia, miseria, vanidad. Ego. Fantasma insustancial.

 En el incesante ruido del pensamiento se encuentra el engaño. En la resistencia a lo que ya es, se halla el sufrimiento. En el ayer y en el mañana. En la anticipación y en la preocupación. En el recuerdo del pasado y la proyección del futuro. En el tiempo y en su hogar, la mente, se perpetúa tu aniquilación. Despierta

 Acumulas tiempo en tu cuerpo y lo envenenas, porque eres adicto a pensar y no parar de pensar. Oscureces tu presente con lo que pasó y con lo que ocurrirá, y no te das cuenta que mientras lo haces, te hallas ausente de la vida. Corres, te escondes, juzgas y vociferas. Nunca estás a gusto y aunque lo estés, volverás a dejar de estarlo. Permaneces atrapado en el bien y el mal, la dualidad que nutre a tus pensamientos. Experimentas un continuo delirio mental que contamina a la existencia, porque tus emociones negativas viven a través de ti. Deja de propinar golpes contra el mundo, porque éste sólo es la viva imagen de tu estado interior y tarde o temprano, te los devolverá uno por uno. Renuncia al dolor permitiéndole ser. Cede. Suelta. Confía. Ríndete.

 Crea un amoroso espacio para que la luz de tu propia Conciencia ilumine cada rincón oscuro de tu cuerpo interno. Déjate hacer, tan sólo estando intensamente presente, donde la mente no puede hablar y donde el dolor, se te muestra como una simple sensación intensa. Permanece y siente

 La quietud del mundo sólo podrás hallarla en ti, aquí. Entonces la realidad, se transforma como consecuencia de tu propia transformación. El reflejo siempre es fiel a su amo, pero el amo no siempre es fiel a sí mismo. Silencio. Vacío. Nada.






♥ ♥ ♥