martes, 7 de marzo de 2017

CHIRY





 
 No pienso reprimir ni una lágrima y tampoco pienso huir de este dolor. No pienso ignorar la tumba donde yo misma deposité tu delicado cuerpo. Ni voy a dejarte atrás, ocultando tu olor impregnado en nuestra cama, deshaciéndome de tus cabellos esparcidos sobre el césped; o perdiéndome en algún otro lugar que no sea este mismo instante TAL Y COMO ES, en un intento de olvidar todo el AMOR que me ofreciste.

 No pienso negarme a mí misma que ya no voy a escucharte más: escuchar la celebración de la VIDA en cada ladrido que dedicabas al mundo. Ya no voy a escucharte más. Ya no voy a sentir la humedad de tu nariz contra la mía, a reír con tus divertidos estornudos cuando te emocionabas, ni a disfrutar con el riguroso mimo con el que cuidabas de tu adorable cuerpecillo. No voy a poder deleitarme con la sobrecogedora integridad de tu mirada; ni tampoco te estrujaré contra mi pecho, como cuando me lamías el antebrazo buscando el consuelo de nuestra UNIÓN DIVINA.

 No voy a gozar de tu LIBERTAD, esa que te impulsaba en cada pasito, esa con la que danzabas sobre la tierra y con la que te dejabas embadurnar de los olores más intensos de la naturaleza. El lenguaje sutil de tu alegre cola y la inocente atención de tus orejas, en cada uno de mis movimientos. Ya no. Tu lealtad, tu honestidad, tu entrega, tu exigencia, tu dignidad, tu dicha.......todo Tú has sido el más alto grado de PUREZA en un diminuto caparazón de cristal. Todo Tú ERES Yo, y es por ello que te he amado tanto. Y es por ello que TE AMO en cada momento del ETERNO PRESENTE.

 No habrá melodía más bella que la de tu corazón descansando sobre mi mano. Ni amanecer más verdadero que el de tu Alma desgarrándome el pecho. No habrá sentimiento más grandioso que el de seguir teniéndote a mi vera, aún cuando ni siquiera puedo entenderlo con la mente. AQUÍ, SIEMPRE AQUÍ.

 GRACIAS AMIGO, por haberme enseñado a perdonarme a mí misma, por recordarme la sabiduría que yace en mi corazón, por mostrarme la libertad del auténtico amor y por empujarme con dulzura a respetar el camino que viniste a recorrer, de principio a fin.

 GRACIAS POR TODO, MAESTRO.













♥ ♥ ♥