martes, 16 de mayo de 2017

OHANA




 Sentir es lo único que me queda, cuando me doy cuenta de que no puedo hacer nada con lo que siento.
  Una se dice a sí misma, que ya ha terminado todo el sufrimiento, cuando se convence de que no le queda nada más que aprender de él. Pero resulta, que justo cuando una se dice esto, surge un retoño más del miedo, y te preguntas en qué momento terminarán todas esas sensaciones que te invaden el estómago y que te presionan el corazón. Una vez hecha esta pregunta, esas sensaciones se intensifican aún más, así que decides dejar de preguntarte nada más acerca de ellas.
 Está claro que siguen ahí, está claro que las sientes, y no quererlas sentir es ciertamente absurdo,  puesto que no quererlas, no va a hacer que desaparezcan. Si están ahí, es porque tienen que estar justo ahí, sino, no lo estarían, digo yo. Entonces, ¿qué haces?, ¿vuelves al viejo hábito de huir de ellas, aunque sepas que en realidad no vayas a alejarte ni un milímetro de lo que deseas apartarte? o ¿pones en práctica esta certeza y sencillamente les permites estar en ti?. Sí, creo que lo último está más cerca del sentido común y también creo, que una vez llevas la teoría a la verdadera práctica, aceptas con absoluto Amor que has venido a este cuerpo para experimentar enteramente este cuerpo, no para no hacerlo. 
 Si soy un ser sensitivo, voy a permitirme sentir abiertamente, porque como lo SOY, voy a sentir de todas formas; así que prefiero que el sentimiento se exprese abiertamente para que haya cumplido su razón de ser, y no rechazar lo que siento, para seguir sintiéndolo, hasta que le permita cumplir su cometido. Simple: Siente, porque no vas a poder dejar de hacerlo por mucho que te empeñes en ello.
 
  Iluminado. Iluminado está todo, porque la Luz es Conciencia y Conciencia, es lo ÚNICO que hay. Muy bien, esto es Verdad y también te produce una gran tranquilidad cuando recuerdas lo que ya sabías; pero saberlo es una cosa y SERLO, es bien distinto. Si sabes que eres Conciencia Omnipresente, te lo repetirás a ti mismo una y otra vez cuando lo hayas vuelto a olvidar, y claro, también se lo repetirás al mundo. Así que ahí te quedas, repitiendo lo que dices que eres, pero sin SERLO. Pero, si no sólo sabes lo que eres, sino que simplemente ERES, entonces es cuando ERES LA VERDAD y no solamente sabes la verdad. Y aún más simple pero profundo, es que si no ERES, en realidad no puedes saber: No sabes, que siempre ERES. Esta es la paradoja de Ser.

 Procura razonar que ERES y te olvidarás de Ser. Procura razonar lo que sientes y dejarás de sentir. Procura razonar el Amor y dejarás de amar. Procura razonar la Vida y dejarás de vivirla. Procura razonar la Unidad y dejarás de estar unido. Nada de esto es cierto en realidad, pero es así como lo experimentarás.



Entre Maestros. La película.







♥ ♥ ♥