domingo, 19 de marzo de 2017

MAKTUB





 Si te estás sintiendo extraño, no hay de qué preocuparse. Tal vez tu cuerpo físico esté más agotado de lo normal y se estén presentando cada día diferentes síntomas en él que no te resultan muy agradables: Como dolor en ciertos músculos y articulaciones; descomposición o malestar en el estómago, e incluso náuseas; presión o dolor en diferentes zonas de la cabeza; mareos; erupciones en la piel; aceleraciones cardiacas; mocos, estornudos y/o fiebre; pitidos en los oídos. 
 También puede que tu nivel anímico no esté siendo precisamente el más placentero y que un mismo día te encuentres deslizándote precipitadamente al desánimo cuando unos minutos antes, gozabas del regocijo interior. Estos altibajos tampoco son alarmantes, como tampoco lo son la inquietud, el abatimiento o la irritación. 

 No importa qué clase de síntoma inusual se te expresando por tu mente y por tu cuerpo, ni tampoco importa el nombre con el que se le identifique, así como la "gravedad" del mismo; porque todos y cada uno de ellos acabarán siendo pasajeros, siempre y cuando te mantengas presente en ellos y por lo tanto, abierto a cada experiencia que tome forma en tu realidad particular. Si no te resistes a ninguna incomodidad mental y física, sino que fluyes con ellas, no sólo le estarás dejando de dar realidad a la disfunción, sino que seguramente ésta se irá por donde vino en menos tiempo del que esperabas. Y lo que sí te aseguro, es que estés conviviendo con el síntoma que estés conviviendo, si te permites comprender la lección que éste vino a enseñarte, el sufrimiento por el mismo no podrá tener lugar, ya que tú mismo le estarás dando la bienvenida a la Vida y esta apertura interior trae, inevitablemente, la imperturbable Paz interior, sea lo que sea que te esté ocurriendo: No hay enfermedades, sólo hay síntomas.

 Pon toda tu Atención en la incomodidad que se esté desenvolviendo por ti, tanto a nivel psicológico y emocional, como a nivel físico y prueba a comunicarte sinceramente con dicha incomodidad: Puede que eso te ayude a entenderla y sobre todo, a aceptarla. Por ejemplo: << Querido dolor de cabeza, sé que es necesario que estés aquí porque de lo contrario no lo estarías. Me gustaría que supieras que agradezco con amor tu presencia y la lección que has venido a mostrarme. Ya no tengo miedo de sentirte aquí conmigo, ya que eres parte de mi experiencia y yo soy responsable de tu aparición, ahora lo sé. Por lo tanto, hagamos que este proceso sea equilibrado y amable; y cuando sea conveniente para el Bien Mayor, te invito a que desaparezcas en mi Luz para que tú también puedas disfrutar del Amor Divino que somos. Gracias >>. Túmbate, haz respiraciones conscientes, duerme, toma algo natural que te ayude, coloca en tu piel algo frío o caluroso, sostén una piedra pura entre tus manos, enciende incienso y/o una vela, sal al aire libre, pisa suelo natural, deja que el sol te ayude, huele una flor, abraza a un árbol, toca a tu perro... Haz cualquier cosa que te inspire apoyo, pero nunca nada que te impulse a huir de lo que estás sintiendo.
 Enfocarte en el Amor es la clave para recibir de tu mente y de tu cuerpo ese mismo Amor. Recuerda, así como eres en tu interior, así de exacto será tu exterior, ya que ambos sois Uno. Y esto por supuesto, también se aplica en el resto de tu realidad.

 Todos estamos transitando por un mundo en plena transformación. La Inteligencia Universal ha decidido que Gaia y todos los que componen su cuerpo terrestre, den un paso más en la evolución de su consciencia. Tú y Todo formáis parte de esa Inteligencia Omnisciente, la que todo lo contempla y la que todo lo dispone. Y para que esa transformación pueda tener lugar; para que los humanos podamos retornar al Hogar Del Espíritu de manera autoconsciente, es indispensable que todo lo que no se encuentre iluminado en cada uno de nosotros, sea expuesto a la Luz del Espíritu. En otras palabras, toda la basura mental y emocional debe salir a la superficie para poder ser sanada, y en este proceso también están involucrados tanto el cuerpo astral como el físico: ambos son un equipo muy poderoso que se encarga de restaurar el sistema energético del ser humano. El Cuerpo Astral está estrechamente conectado al Alma, así que se encarga de exponer la energía negativa que bloquea el flujo electromagnético del envase terrestre; y el Cuerpo Físico ayuda a limpiar dicha energía, lo que a veces deriva en ciertos síntomas pasajeros que no resultan ser muy agradables, aunque no por ello innecesarios. Así que en vez de preocuparse, mejor será ocuparse de permanecer fluyendo.

 Todo lo que te ocurre es absolutamente necesario para tu propia evolución; todo guarda un propósito que sólo se te revelará si estás dispuesto a no huir del único lugar donde yace la Vida: Aquí y Ahora. Todo está diseñado para tu más Alto Bien; así como todo lo que decides, es un guión que vas escribiendo tú mismo sobre la marcha. Tú Eres, así que siempre Eres.



Película "El Secreto. La Ley de la Atracción".






♥ ♥ ♥   

   

      

martes, 7 de marzo de 2017

CHIRY





 
 No pienso reprimir ni una lágrima y tampoco pienso huir de este dolor. No pienso ignorar la tumba donde yo misma deposité tu delicado cuerpo. Ni voy a dejarte atrás, ocultando tu olor impregnado en nuestra cama, deshaciéndome de tus cabellos esparcidos sobre el césped; o perdiéndome en algún otro lugar que no sea este mismo instante TAL Y COMO ES, en un intento de olvidar todo el AMOR que me ofreciste.

 No pienso negarme a mí misma que ya no voy a escucharte más: escuchar la celebración de la VIDA en cada ladrido que dedicabas al mundo. Ya no voy a escucharte más. Ya no voy a sentir la humedad de tu nariz contra la mía, a reír con tus divertidos estornudos cuando te emocionabas, ni a disfrutar con el riguroso mimo con el que cuidabas de tu adorable cuerpecillo. No voy a poder deleitarme con la sobrecogedora integridad de tu mirada; ni tampoco te estrujaré contra mi pecho, como cuando me lamías el antebrazo buscando el consuelo de nuestra UNIÓN DIVINA.

 No voy a gozar de tu LIBERTAD, esa que te impulsaba en cada pasito, esa con la que danzabas sobre la tierra y con la que te dejabas embadurnar de los olores más intensos de la naturaleza. El lenguaje sutil de tu alegre cola y la inocente atención de tus orejas, en cada uno de mis movimientos. Ya no. Tu lealtad, tu honestidad, tu entrega, tu exigencia, tu dignidad, tu dicha.......todo Tú has sido el más alto grado de PUREZA en un diminuto caparazón de cristal. Todo Tú ERES Yo, y es por ello que te he amado tanto. Y es por ello que TE AMO en cada momento del ETERNO PRESENTE.

 No habrá melodía más bella que la de tu corazón descansando sobre mi mano. Ni amanecer más verdadero que el de tu Alma desgarrándome el pecho. No habrá sentimiento más grandioso que el de seguir teniéndote a mi vera, aún cuando ni siquiera puedo entenderlo con la mente. AQUÍ, SIEMPRE AQUÍ.

 GRACIAS AMIGO, por haberme enseñado a perdonarme a mí misma, por recordarme la sabiduría que yace en mi corazón, por mostrarme la libertad del auténtico amor y por empujarme con dulzura a respetar el camino que viniste a recorrer, de principio a fin.

 GRACIAS POR TODO, MAESTRO.













♥ ♥ ♥