domingo, 26 de febrero de 2017

HUMILDAD








 Era un padre de familia. Había conseguido unas buenas condiciones de vida y había enviudado, después de que sus hijos se hicieran mayores y encauzaran sus propias vidas. Siempre había acariciado la idea de dedicarse a la búsqueda espiritual y poder llegar a sentir la unidad con la Conciencia Universal. Ahora que ya no tenía obligaciones familiares, decidió ir a visitar a un yogui y ponerlo al corriente de sus inquietudes, pidiéndole también consejo espiritual.

 El yogui vivía cerca de un río, cubriendo su cuerpo con un taparrabos y alimentándose de aquello que le daban algunos devotos. Vivía en paz consigo mismo y con los demás. 
 Sonrió apaciblemente cuando llegó hasta él el hombre de hogar.

-¿En qué puedo ayudarte? -preguntó cortésmente.

-Venerable yogui, ¿cómo podría yo llegar a percibir la Mente Universal y hacerme uno con Ella?

El yogui ordenó:

-Acompáñame.

El yogui condujo al hombre de hogar hasta el río. Le dijo:

-Agáchate.

 Así lo hizo el hombre de hogar y, al punto, el yogui lo agarró fuertemente por la cabeza y lo sumergió en el agua hasta llevarlo al borde del desmayo. Por fin permitió que el hombre de hogar, en sus denodados forcejeos, sacara la cabeza. Y el yogui le preguntó:

-¿Qué has sentido?

-Una extraordinaria necesidad y ansia de aire.

-Pues cuando tengas esa misma ansia de la Mente Universal, podrás aprender a percibirla y hacerte uno con ella.

 <<Cuento hindú>>


 Película The Shift (El Cambio).







♥ ♥ ♥ 

jueves, 16 de febrero de 2017

HÁGASE LA VOLUNTAD


 Si estás embarcado en la vertiginosa aventura de transformarte como ser humano, entonces es muy probable que se estén presentando en tu puerta bastantes retos y que probablemente, también, les estés invitando a entrar conscientemente, por muy inesperados y desconocidos que a veces parezcan ser. Si te paras a reflexionar sobre ello, te darás cuenta que en otros tiempos no te habrías atrevido a decir <Sí> a esta clase de experiencias, porque las habrías considerado temerosas bajo el disfraz de innecesarias. Ahora, sin embargo, te lanzas más a menudo a lo desconocido, porque en tu interior sabes, que en lo no-conocido, siempre se esconde una gran oportunidad de expansión. Y habrá personas que no te entiendan, reaccionando a tu nuevo estado de Ser, con enfado, intolerancia o rechazo. Pero tú sabes que no haces daño a nadie, y que tu gran cambio es un verdadero ejemplo de liberación y esperanza, a pesar de que muchos no lo lleguen a reconocer nunca, por el temor a estar equivocados. Pero tú ya no le tienes miedo al miedo, y sabes discernir cuando el mundo proyecta sus temores sobre ti o cuando eres tú quien proyectas tus temores sobre él. ¿Cómo lo sabes? si reaccionas, estás proyectando en el exterior un aspecto que rechazas de ti mismo. Si actúas desde el Amor, eres la Compasión que abraza la resistencia de los otros proyectada sobre ti.








 Es muy común que nos animemos unos a otros diciéndonos: "¡El miedo se supera si te enfrentas a él!" . Pero este pensamiento tan común, puede malinterpretarse si creemos que <enfrentarse al miedo>, significa hacer todo lo que el temor nos frene a hacer. Entonces es cuando pueden ocurrir catástrofes. 

 Por ejemplo, tenerle miedo a las abejas y para superar esa fobia, comenzamos a cogerlas sin ton ni son, olvidándonos de ser precavidos. Hay que tener en cuenta que en el ser humano, existe una alarma innata cuando la misma inteligencia del cuerpo y su memoria celular, te avisa instantáneamente de un peligro que aprendió en el pasado, como resultado de una causa determinada. Sea en esta vida o en otras, esta memoria te acompaña allá donde decidas reencarnarte, es por eso que la sabiduría que portas, es más grandiosa de lo que jamás podrás imaginar. Pero hay que tener en cuenta que en tu cuerpo no sólo acumulas sabiduría práctica y constructiva, sino que también te acompaña el miedo psicológico que no ha sido comprendido y sanado ¿Y cómo diferenciar entre la alarma intuitiva que proviene del sentido común y la reacción psicológica procedente del miedo? Muy fácil. Cuando se te presente la ocasión de "enfrentar" un temor en concreto, lleva tu atención al Chakra Corazón. Si sientes malestar en esa zona y se extiende al estómago (como si te estuvieran estrujando por dentro), entonces es una señal clara de un trauma remoto que está a la espera de ser transmutado. Y si además creas una historia mental sobre ello, más evidencia aún de que no se trata de un peligro real. 

 Por supuesto, incluso las alarmas reales para el cuerpo, las has podido convertir inconscientemente en terror mental, lo que te lleva a sentirlas como algo insoportable de afrontar o como una respuesta compulsiva desenfrenada. Pero no te preocupes, en cualquier caso, el truco para diferenciar lo real de lo irreal, es el mismo. Si hay conflicto interno, reconoce su irrealidad manteniéndote en él todo lo que te sea posible, porque es así como lo estarás sanando: con el simple reconocimiento de tu atención. Es como si le dijeras: "¡Ajá, te pillé! Puedes estar ahí todo el tiempo que quieras, ya no pienso seguirte la corriente". Y es así como la solución necesaria para ese momento, ocurrirá naturalmente, de manera mucho más armoniosa y eficaz. 

 Recuerda que una alarma real actúa como un sistema de protección neutra, es decir, no hay re-acción compulsiva, sino acción precisa. Como un gato, que descansa y vigila a la misma vez. El cuerpo y la mente se mantienen totalmente despiertos, el corazón se acelera cómodamente, la respiración y los músculos ganan intensidad para responder al peligro, y la respuesta nunca será temerosa, sino aguda y vivaz. Y una vez todo haya pasado, se queda en eso, "pasado", y tú sigues presente. "Enfrentarse" al miedo es reconocerlo por lo que es, una ilusión mental. Quién sabe, tal vez te sorprendas un día oliendo las flores, calmado pero muy atento, mientras las abejas revolotean a tu alrededor disfrutando del festín. Incluso quizá alguna decida posarse sobre tu honesta piel y tú le permitas explorar cada poro que se le antoje. Calmado, atento e Iluminado.







domingo, 5 de febrero de 2017

ASÍ SEA






 ¿En qué se convierte la muerte cuando te das claramente cuenta, de que su opuesto no es la Vida, sino el nacimiento? Se convierte en un acto sagrado. En un momento culminante del Alma, que ha concluido su aprendizaje en una determinada forma física. En un momento de celebración íntima, por entender verdaderamente, que no venimos de ninguna parte ni nos marchamos a ningún lugar, porque siempre permanecemos aquí. En un momento donde las lágrimas son la fragancia del amor, expresándose como una tibia tristeza con un hasta ahora, y nunca con un adiós. Se convierte en la comunión del Yo Soy, sintiendo abiertamente la paz que sobrepasa toda comprensión. 

 La Vida, la Vida no tiene un contrario, porque ella está más allá de los opuestos. Es el ritmo incesante del presente, que cambia de melodía según se le antoje. En su infinitud prístina, declara su majestuosidad transformándose continuamente ¡Qué juego tan sublime el suyo! Ella no tiene rival, ni aliados ni devotos. Ella es lo que es y no le importa que la definan en una ciénaga de conceptos absurdos. Tranquila, pasea su única belleza sobre un lienzo de incontables colores. Una es y el dos, es tan sólo su propio espejo donde risueña se mira "¡Qué bonita soy!" se dice una y otra vez, allá donde encuentra un reflejo "¡Qué misteriosa en mi variedad!" se canturrea a sí misma. La Vida no pretende comprenderse, de este modo, todo se acabaría ¡y ella no tiene ni principio ni fin! Es tan simple, pero tan sobrecogedor, cuando una se da cuenta que nada, nada puede morir jamás. Y por ese mismo motivo lo olvidé, para vivir el instante sublime de recordar mi omnipotente eternidad ¡Qué delicia recordar y qué libertad!

  Aquí está la Vida, dispuesta siempre a experimentarlo todo. El miedo y después el amor, para quedarse en el después, indefinidamente. Aquí está, dispuesta a pisar tierra firme y a absorber cada estímulo que este lugar le proporcione, pero sabiendo muy adentro, que ella pertenece al Cielo. Eso es vivir en paz, nacer y vivir siendo la Vida, para luego morir sin morir nunca. Porque lo más compasivo que le puedes a dar a quien padece una pérdida, es el sentimiento de gratitud hacia lo que ya es, que te acompaña allá donde estés. Y lo más bondadoso que le puedes ofrecer a un moribundo, es tu intrínseca certeza de que nada termina jamás. Presente y despreocupado.

 Descansa en Paz. Esa paz que siempre te ha acompañado.









miércoles, 18 de enero de 2017

GAIA







 ¡Y se hizo la Luz! ¡Zas zas zas, relámpagos y truenos en las entrañas! Todo el cascarón se resquebrajó, y la Luz escapó rápidamente llenándolo todo a su paso. ¡Zas zas zas, y los pajarillos trinaban de alegría! ¡y hasta las lagartijas emitían sonidos risueños! ¡Oooh qué esplendor tras las tinieblas! Qué derrame de satisfacción en todas las miradas, en cada latido de la Unidad y en los multimundos de la existencia. ¡Nada se pudo escapar a la claridad! todo se hizo visible y así es. Penetró un rayo por el cielo, luego otro por la carne, otro más por la tierra, hasta llegar a los más oscuros escondites del miedo ¡Nada se pudo escapar al elixir innombrable! ¡Alegría, alegría en los corazones de todos los Seres!

 Todo cobró Vida en un sólo momento. Los sonidos, los sabores, los olores, las visiones, las texturas..... ¡todo estaba presente en las percepciones de cada uno! Los pensamientos y las reacciones perdieron su poder instantáneamente, para dar paso a una Mente Multidimensional y a un Corazón Superior. Ambos anclados en la Maestría del que vive totalmente consciente. Del que fluye, dejando que la sabiduría lo envuelva en cada momento, con sutiles formas nítidas y cambiantes.

 No pudo ser de otra manera, no podrá ser de otra manera, porque siempre es tal como es. Vivimos un sólo momento siempre y de ninguna manera vivimos muchos momentos. Esos muchos momentos, pertenecen a nuestra memoria, la cual también hace acto de presencia una sola vez. En el Ahora. Sólo se vive un sólo instante, continuamente un sólo instante. Así es. Sólo escuchas un solo latido y no muchos. Sólo ves una sola imagen y no muchas. Sólo sientes una sola vez. Una sola vez, siempre.

 Inocentes como bebés, que se muestran completamente abiertos a la realidad que se les presenta. Sin juicio alguno. Entregados a la Vida, sin arrepentimiento. Amándolo Todo, sin razón ni intención alguna. Comunicándose con una sonrisa, con un gritito o con un llanto, pero sin imagen en la mente ni verbo en los labios. Sin separar nada. Puros y enraizados en el Espíritu viviente. Así, sencillos y sabios en la sencillez. ¡Bebés, somos como bebés!

 Porque ya no encontramos la cordura en lo que consideramos la perfección, ni  vemos la locura de lo que consideramos imperfecto. Ya se acabó, porque eso en sí mismo es demencial. La Verdad se filtra por el pecho para mostrarnos el delirio de los polos opuestos y nos invita a ir un paso más allá de ellos, donde todo se vislumbra desde las nubes, como un espléndido tapiz completo, como la verdadera perfección del Todo desde una perspectiva expandida. Ya se acabó la lucha invisible. Se acabó, querido Planeta. Querida Gaia, madre y guardiana incansable. Todas tus heridas serán sanadas por los que te las causamos. Tus propios retoños.

 ¡Y se hizo la Luz!



Documental "Mentes Brillantes.
En Busca de la Felicidad."







♥ ♥ ♥

domingo, 8 de enero de 2017

ESPAVO


 Un ciclo está llegando a su fin. El más largo que mi memoria celular puede recordar. El más pesado y el más real de todas las ilusiones. Aquí en la Tierra, una y otra vez, una y otra vez, una y otra más.......castigo, venganza, llanto, desesperanza, abandono, rechazo y soledad. Dolor, dolor en el Alma. Un ciclo está finalizando y a lo que tanto me agarré desesperadamente, ahora, está mostrando su cara más dulce. Comienzo a despegar las alas y a volar por encima de todo el sufrimiento. Más alto, más ligera, más suave. Vuelo y vuelo sin saber cuál será mi siguiente destino, pero sabiendo que todo está bien, siempre está bien. Y no llevo conmigo nada, es por eso que puedo abarcar cualquier cosa.

 Son tantas veces las que me he rechazado a mí misma, al mismo tiempo que he rechazado al mundo que me rodea. Han sido tantas las heridas en mi pecho, tanto el estupor en mi mente. ¿Acaso alguna vez, he podido dejarme ser enteramente y liberar todo el odio que reprimía en mi interior? ¿Acaso sabía yo que no era nada de lo que creía ser? que no era ni la vergüenza, ni la vanidad, ni la deshonra, ni el egoísmo, ni la envidia, ni la tragedia, ni nada que me haga sentir mal. ¿Acaso tenía yo ojos para ver lo indivisible u oídos para oír lo inaudible, o acaso sentimiento para sentir lo intangible? Yo no sabía que sencillamente tengo que permitirme Ser, completamente amando el contenido que se presente en este disfraz de humana. Abriéndome sin esfuerzo ninguno. Y es que nada realmente valioso se me pudo mostrar nunca, porque siempre busqué mi propio valor fuera de mí misma, donde jamás se puede hallar. El mí misma, la Presencia sin forma.

 Preguntar es muy de humanos, responder es más allá. Pensar es muy de humanos, sentir es más allá. Temer es muy de humanos, amar es más allá. Mirar es muy de humanos, ver es más allá. Oír es muy de humanos, escuchar es más allá. Tocar es muy de humanos, sentir es más allá. Hacer es muy de humanos, Ser es más allá.

 ¿Soy consciente? Sí, Yo lo Soy.

 ¿De qué Soy consciente? De la Conciencia que Soy, completamente despierta y viva.

 ¿Qué Soy? Conciencia sin forma.

 ¿Cómo Soy? Sólo con el Silencio te puedo responder.

 ¿Para qué Soy? Ni para Nada, ni para Todo. Uno.

 ¿Por qué Soy? Porque no puedo dejar de Ser.

 ¿Cuándo Soy? Siempre. Continuamente. Ahora.

 ¿Dónde estoy? En ninguna parte y en cualquier lugar. Eternamente Presente.

 ¿Con quién estoy? Con nadie más.

 YO SOY








 No es el cerebro, repleto de conocimiento, lo que trae la realización interior. Es la fuerza electromagnética del corazón, lo que permite a la plenitud reaparecer. Es esa plenitud la que te recuerda que eres el Creador de todas tus experiencias. Es ésa la fuerza invulnerable que invita al campo de la Conciencia a rodearte de Verdad, con incontables posibilidades de transformación mental y física. Abre las puertas de par en par, para que la inteligencia infinita de la Fuente Creadora pueda atravesarte suavemente y envolverte con la Luz del poder infinito. Ábrete al Amor Incondicional y deja que tu corazón, el más poderoso de todos tus órganos, recuerde a este magullado mundo, la Unidad que conecta y equilibra a todas las cosas. La Sabiduría no yace en ningún lugar del cuerpo. La Sabiduría flota constantemente en el Ahora de la realidad tri y multidimensional, y necesita espacio para poder introducirse por la forma física de cada Ser humano. La llave para crear espacio, es el silencio interior y la puerta por donde se filtre la Sabiduría Divina, se encuentra en el corazón. Y lo más grandioso es que tú eres esa Sabiduría y que tú eres quien se despliega por cada rincón de tu fisionomía y más allá, como la Conciencia Una omnipresente. El corazón es un órgano sensible y muy poderoso, que necesita del Amor desinteresado para poder reabastecerse del campo vibratorio que conecta, alimenta, estabiliza, transforma y purifica a cada átomo que compone la existencia. 

 Los físicos por fin lo reconocen. Las estructuras materialistas tan limitantes, por fin están comenzando a resquebrajarse. Una nueva y radiante humanidad está llegando. Aquí y Ahora. 







 - "Luz del Verano" con Joe Dispenza, Bruce Lipton y Gregg Braden. Tres Científicos enamorados de Ser (Conferencia redactada)  https://arcturusmihogar.blogspot.com.es/2016/07/kryon-panel-de-tres-cientificos.html  



♥ ♥ ♥

miércoles, 28 de diciembre de 2016

NACIMIENTO







 Hace mucho. mucho tiempo, en un lejano reino perdido entre las montañas, reinaba un rey y una reina sin reinado. Ni exuberantes ropas, ni sirvientes, ni castillo. Tampoco plata ni oro, tampoco príncipes ni príncesas. Todo el pueblo y su reyes, cohabitaban en continua armonía. Cubrían sus necesidades básicas en paz, sin prisa ni obligaciones, pues al estar entregados a la Vida, sabían (sin saber) qué se requería de cada uno de ellos en cada momento. Ni más ni menos, ni peor ni mejor. En este reino tan particular, la balanza estaba equilibrada y la cordura era una expresión natural del Alma. Todo se repartía desde el sentimiento certero del Amor y por lo tanto, cada uno de sus habitantes (incluidos los reyes) poseía lo que realmente necesitaba. La necesidad no se entendía desde <el bien y el mal>, sino desde la sabiduría suprema de la Presencia, que otorgaba a cada cual, la experiencia perfecta para su evolución interior.

 Sólo tres reglas yacían escritas en el corazón de aquella civilización: Dar, Aceptar y Disfrutar. Caminaban cada día enfocados en el presente, asegurándose así, en no perder jamás de vista la belleza de la Vida. Los libros de la escuela, estaban escritos en la mismísima experiencia de los niños y el trabajo, descansaba en la alegría de Ser, sin verdaderamente hacer. Y entonces, ¿por qué había de haber reyes? por que el rey y la reina, eran los ancianos más viejos de todos y todas, y por lo tanto los más ricos de Espíritu. Su descendencia, no consistía en la <sangre azul>, sino en la edad más avanzada de entre todos los habitantes. No importaba su historia personal, no importaba su apariencia, tampoco si formaban pareja o no. Lo que allí prevalecía para escoger a un rey y a una reina, era todo un silencioso recorrido existencial que iluminaba al Espíritu de consciencia. Ellos eran la señal sagrada, que indicaba el camino más simple de vuelta a Casa.

  Pero cierto día, llegó al reino un hechicero con aspecto de anciano. Vestía una pulcra túnica color plata y cargaba con una gran olla bañada en oro. Sus pasos eran pesados como el plomo y sin embargo, su envergadura no era más ancha que la de una escoba. Su aspecto intelectual dejaba tras de sí un hedor hipnótico, que casi todos pudieron sentir nada más llegar. Colocó su gran oya dorada en medio de la plaza y con perspicacia, comenzó a entonar un extraño cántico al mismo tiempo que preparaba un copioso brebaje llamado <La Pócima del Tiempo>  "¡¡Bla bla bla, qué hermoso es hablar! ¡Bla bla bla qué grandioso es pensar! Tooodo lo entiende la mente, toooodo lo resuelve y de toooodo se apodera, para mimar a su anfitrión ¡Bla bla bla, acércate y lo comprobarás! Ven dulce humano, no te arrepentirás ¡Bla bla bla!...." Poco a poco aquel sonido tan embaucador fue conquistando los oídos de aquellas personas, que se iban acercando movidos por una arrolladora curiosidad. El hechicero lanzaba monedas al aire, indicando en sus canciones lo mucho que se podía conseguir con ellas. Los reyes, envueltos por el intenso poder de la Conciencia, comprendieron en lo más profundo de su corazón, que la nueva etapa para sus congéneres había llegado y que era necesaria para avanzar en el juego de la vida. De esta manera, fueron testigos silenciosos de como cada habitante de la ciudadela, iba sucumbiendo a la demencia de aquella pócima. Sedientos, bebían sin cansancio hasta quedar atrapados en las historias del hechicero que se repetían unos a otros sin parar. Lo examinaban todo, lo deducían todo, lo adivinaban todo.....o al menos eso es lo que creían. La totalidad del presente, quedó rápidamente fragmentada por el pensamiento compulsivo y comenzó la lucha por la supervivencia de individuos separados entre sí.

 Tras varios días bebiendo La Pócima del Tiempo, los habitantes comenzaron a perder cada vez más el sentido de la realidad y calleron en un profundo sueño, sobrevalorando el mundo y buscando en él los placeres prometidos. Entonces buscaban, pero tan pronto como encontraban, todo lo perdían y comenzaron a temer. Poseídos por el miedo, fueron a exigir una pronta solución a los reyes "¡Ayudadnos sabios consejeros, tenemos sed y hambre, y nada calma nuestra angustia!" a lo que la reina contestó "Recordad, que la angustia que cargáis debéis soltar, para poder agarrar el pan y la jarra con agua" Pero el pueblo se sublebó, tomando estas palabras como indiferencia hacia sus deseos. Fue entonces cuando el hechizero aprovechó la oportunidad que había estado esperando y en alta voz pronunció: "¡Pueblo culto y menesteroso, yo soy quién os entregó este brebaje de los placeres del tiempo y por lo tanto, yo seré quien se resposabilice de vuestra angustia, de vuestra sed y de vuestra hambre! Así soy yo de misericordioso. Pero antes, juradme lealtad y deshechad a todo aquel que no lo haga, pues obstaculizará mi camino para conseguir vuestra salvación."

 Y fue así, como se edificó un castillo para el "salvador", repleto de riquezas y obediencia. Fue así, como la Verdad fue desterrada, así como a los portadores de ella, pues por locos y traidores fueron tomados. Fue así, como a la locura se la llamó cordura, y a la cordura, demencia. Fue así, como aquellos humanos olvidaron el único lugar donde se halla la alegría, para morir en la mente y en su necia infelicidad. Aquí y Ahora.

Fin.







- Un Llamado al Despertar Masivo para la Humanidad http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia2/ciencia_consciousuniverse698.htm



 No te creas ni una sola palabra de nadie. No te creas ni una sola palabra de ti mismo. Nunca. No te creas absolutamente nada y sólo así, podrás escuchar verdaderamente. Entrégate totalmente a las experiencias y a todo lo que se desenvuelve en ellas, tanto internamente como externamente. Pero así como las dejaste entrar, déjalas también marchar. Sigue caminando, sigue observando desde el corazón, siempre muy atento. Nada es real. Ni la luz ni la oscuridad. Nada lo es. Si vives constantemente desde esta única Verdad, comenzarás a recordar. Yo Soy.


♥ ♥ ♥ 

viernes, 16 de diciembre de 2016

INCONDICIONAL



 Érase una vez el Sufrimiento y su más fiel amiga, la Aceptación. Cierto día, el Sufrimiento, cansado de lo que a él le parecía indiferencia por parte de su compañera, le replicó "¿Por qué a todo le dices que sí? Dime Aceptación ¿cómo puedes amarme, cuando yo hay veces, en las que te detesto? ¡Tú siempre tan perfecta, haciéndome sentir tan imperfecto a tu lado!" Entonces Aceptación permaneció sentada junto a Sufrimiento, mientras él seguía quejándose de su amiga y autocompadeciéndose de se sí mismo. No hubo palabras y tampoco actos por parte de ella, tan sólo un profundo silencio interior. Sufrimiento necesitaba deseperadamente respuestas, necesitaba encontrar un sentido a sus dilemas. Algo que consiguiese apartarle del dolor, que siempre parecía perseguirlo "¡Háblame, dí algo por el amor de Dios!, ¡¿es que acaso eres siempre tan fría, como un témpano de hielo?!, ¡¿es que no te das cuenta que sufro constantemente y ya no puedo más?! ¡Haz algo, dí algo te lo suplico!" Y tras salir de su boca la última frase, Sufrimiento se apartó de Aceptación rechazándola con un empujón. Se dirigió a la vitrina y agarró desesperado la única botella que allí había. La abrió con brusquedad y se la llevó a los labios, pero ni una sola gota de alcohol alcanzó a su paladar. Entonces, bajó los brazos en un breve acto de rendición y dejó caer la botella al suelo. Y mientras el ahogo de la primera lágrima asomaba a su rostro, se encaminó hacia el mismo lugar donde todo había empezado. Y allí estaba su amiga, en la misma posición que la había dejado unos minutos antes. Se sentó a su lado y le dijo con voz ronca "La botella está vacía y la he roto" a lo que Aceptación contestó "Si está vacía, jamás la podrás romper".

 





 Según la mente y su constante interpretación de la realidad, la vida casi siempre suele castigarnos de diversas maneras maliciosas. Y cuando llegan las circunstancias que a la mente le parecen un horror, en seguida se pregunta "¡¿pero porqué?! ¡¿por qué tiene que pasarme esto a mí?!" La mente comienza a intentar entender el por qué de lo que está sucediendo: justificándose, autocompadeciéndose, culpando, juzgando, atancando, defendiéndose o intentando sacar algún provecho del momento. En definitiva, la mente siempre procura huir del momento presente tal y como es. Porque la mente no acepta, que lo que está sucediendo, simplemente está sucediendo y jamás puede dejar de suceder. Los esfuerzos de la mente por controlar, rechazar o cambiar lo que sucede, son maneras vanas y agotadoras de resistirse al momento presente, del cual nunca puedes huir, por lo que siempre genera algún tipo de conflicto interior, es decir, sufrimiento. La mente se resiste a la vida misma, que es inseparable del ahora, y al resistirse, crea una división ilusoria entre ella y la vida. Es entonces, cuando la lucha se hace cada vez más insoportable. Porque la vida no puede colaborar, hasta que no te des cuenta de que tú no <tienes una vida> (lo cual implica estar separado de ella y por lo tanto poder perderla), sino que tú eres la vida misma. La ilusión de sujeto y objeto sólo reside en los pensamientos. Pero la mente, en esta fantasía de separación, no puede comprenderlo y te utiliza en una constante lucha por la supervivencia del ficticio <yo individual>.

 Sólo tú, la Vida, puede en un sólo instante de atención, darse cuenta de la absurda esclavitud mental a la que está sometida. Sólo la Vida, puede entender sin necesidad de hacer ni pensar absolutamente nada. La Vida observa al contenido, (que es la experiencia y todo lo que existe en ella) y cuando lo observa completamente, deja al contenido ser, mientras va creando más espacio para que el contenido cambie naturalmente y se expanda. Deja corretear a las formas en su infinito vacío, cuidándolas, nutriéndolas y permitiéndoles crear a su antojo. La Vida no lucha, porque no hay nadie más con quién hacerlo. Sólo existe Ella como un Todo que se recrea constantemente en el único lugar que existe: aquí y ahora.

La vida y su contenido, todo es Uno. Sé la Vida y deja de soñar que eres algo diferente. Sé la Vida, para recordarle a los demás la Verdad de lo que son, pues de lo contrario, el sufrimiento continuará. El dolor por sentirse diferente y ajeno al resto, seguirá obligando a la humanidad a luchar por la supervivencia de un <yo individual> que no existe. Eres eternamente Vida, y nunca ha sido ni será de otro modo.


 Película "El Guerrero Pacífico"



 


♥ ♥ ♥

sábado, 3 de diciembre de 2016

SIMPLE


Simple, como el perfume de un libro.
Simple, como el color con la lluvia.
Simple, como el zarpazo del gato.
Simple, como el hueco en un vaso.

Simple, como el sabor del limón.
Simple, como la mirada de un perro.
Simple, como la hoja seca.
Simple, como la risa de un chiquillo.

Simple, como el brillo de la piel.
Simple, como el sonido de una mosca.
Simple, como la voz del moribundo.
Simple, como el trinar de los mirlos.

Simple, como el tacto del colchón.
Simple, como el silencio en una cueva.
Simple, como el picor de una costra.
Simple, como el tú o el yo.

Simple, como el cuchillo del asesino.
Simple, como el veneno de la cobra.
Simple, como la lágrima del embustero.
Simple, como la mano de un ladrón.

En lo simple, en lo evidente,
aquí es donde me conocerás.
En lo confuso, en lo agitado,
allí es donde me olvidarás.

Pero Yo, que tan simple, Soy,
jamás me escondo del que mira.
Con los ojos bien abiertos
y con la mirada encendida.





 


 Evolucionar o desaparecer. Éste es sin duda el destino emergente del planeta Tierra. No hay lugar para más destrucción, no hay lugar para más dolor. O trascendemos el ego y participamos en la continua expansión evolutiva del Universo; o nos seguimos aferrando al mundo de las formas, a la existencia, y nos extinguimos junto a las rígidos patrones de pensamiento, que impiden la apertura de la Conciencia para experimentar nuevas formas de expresión.

 Emprender acciones humanitarias que ayuden al planeta y a los seres que habitan en él, tiene su propósito y es necesario para el aparente caos que va en aumento a medida que las estructuras egoicas van llegando a su fin. Pero si sólo nos centramos en el hacer, esto sólo aliviará los síntomas y no eliminará la causa. Todas las emociones negativas acumuladas en la psique de los humanos durante miles y miles de años, están saliendo a la luz, tanto individualmente como colectivamente, para ser reconocidas y trascendidas, y la realidad es tan sólo un fiel reflejo del estado interior que estamos experimentando en estos momentos. Vivimos en una realidad polarizada, atrapada en el pasado y por lo tanto, atrapada en un ciclo repetitivo de vivencias dolorosas. Por eso es esencial tener claro, que únicamente a través de los actos, no vamos a cambiar realmente nada. Si pretendemos encontrarnos a través de lo que hacemos por los demás, seguiremos perdiéndonos en el mundo y la frustración nos acompañará allá donde vayamos. Ya que el mundo de las formas, (en el que se incluyen las formas de pensamiento, las emociones, las percepciones sensoriales, las palabras y los actos) está sujeto a la ley de la impermanencia. Párate a observar y comprobarás que la existencia está transformándose continuamente. Así pues, no te busques fuera pretendiendo ser un salvador a través de lo que haces o de lo que piensas, sientes y expresas. Si es de esta manera como pretendes salvarte a ti y a los demás, lo único que estarás consiguiendo es reforzar los patrones inconscientes del ego, tanto en ti como en el resto. Por lo tanto, seguirás participando en la inconsciencia planetaria.

  Si te tomas en serio lo que ocurre en la Tierra, si ves enemigos por doquier y necesitas combatirlos de alguna manera para sentirte en paz contigo mismo, esa misma paz que buscas siempre te evadirá. ¿Y sabes por qué? porque el mismo hecho de insistir en buscar lo que ya eres fuera de ti, es ridículo. Creer que hay "enemigos o malotes", significa que tú crees ser del otro bando, el "bueno y heroico". E inevitablemente acabarás recurriendo a algún tipo de violencia para enfrentarte a los "otros", aunque sea la más sutil de ellas. Como por ejemplo, infestar todo lo que te rodea de negatividad, maldiciendo a los ciudadanos o al ayuntamiento mientras recoges la basura de los parques y una vez recogida, te sientas satisfecho. Porque en realidad, el hecho de haber limpiado lo que los "enemigos" ensuciaron, te sitúa, imaginariamente, en un nivel superior de conciencia. Es decir, te sientes sutilmente superior a ellos y la verdad es que es gracias a sus insesateces. Lo que afianza aún más tu propio sentimiento de separación y vulnerabilidad, cosa que le fascina al ego: "Necesito a los malos para yo ser la buena y así, sentir que soy alguien".

 Ir a la causa del sufrimiento ajeno, es dirigirte primero a tu propio sufrimiento. Es detenerte y observar como el dolor viene y va, mientras tú permaneces intacto. Es darte cuenta que nada de lo que pensabas que eras tú, eres tú. Es ser quien eres, espacio para contenerlo todo. Contener a tu cuerpo y a todo su equipaje mental y emocional, sin necesidad de hacer nada para cambiarlo. Es recordar que simplemente eres, permanencia inacabada. Reconocer que todo es una ilusión, un sueño del que has despertado y gracias al despertar, pudiste darte cuenta que la existencia es eso, un sueño. Que una vez despierto, fluyes a través de los actos y no ellos a través de ti. Así que ya no es necesario esforzarse para hacer, pues tú mismo eres la Conciencia desde donde el acto de amar emerge, expresándose a través del cuerpo. Ya no hay nada que buscar, ya no hay nada que desear del mundo, pues el mundo es una manifestación del espacio único que somos. Deja de haber "otros", deja de haber peligro y deja de haber egoísmo enmascarado de altruismo.

 Eres el Uno y ayudas desde la certeza de lo que eres. La realidad se convierte en un juego, donde te vuelves más consciente cada vez, de esta única certeza: la unidad. El bien y el mal pierden toda su importancia y es de esta manera, como puedes comprender al resto, pues ellos son tú y tú, ya conoces lo que no eres: división. En el Uno, el caos de la separación sólo es un inocente teatro, en donde actúas como recordatorio para los que andan perdidos en sus papeles.

 Entonces, evolucionar o desaparecer ¿para qué? Para seguir actuando en un mismo escenario reformado con un nuevo guión. O para cerrar el telón y volver a comenzar de nuevo. Siempre, de nuevo.
 











♥ ♥ ♥

lunes, 14 de noviembre de 2016

ONÍRICO


- Tita Rocío y tú, ¿crees en dios?
- Ummm....¿y quién es ese tal dios, Julia?, ¿tú lo sabes?
- ............Emm pues es un señor queee......
- Un señooor.... ¿qué más? cuentame algo sobre dios ¿cómo es, por ejemplo?
- Emm pues es un señooor......¡ayy es que no sé cómo explicarte, Tita! Es que mi amiga Sofía y eso, están en clase de religión y me han dicho que creen en dios.
- ¡Ah vale! Entonces tú me estás preguntando por un tal dios que no sabes ni quién es, ni qué es. ¿Estoy en lo cierto?
- Síííí Tita.... pero entonces, ¿tú sabes quién es dios?
- Yo no Julia, yo no lo sé. La verdad es que <yo> no sé absolutamente nada sobre Dios. (Silencio)
- (Silencio).






 Estoy segura que la persona que inventó la palabra <Dios>, jamás tuvo la intención de convertir una simple señal, de <algo> que no se puede conceptualizar y que es puramente transpersonal, en un nombre propio otorgado a una entidad masculina. Y que en un principio, la palabra Dios, no fue un término con el que se pretendía convertir la Verdad hacia la que señala, en el engaño de un sujeto finito, separado de su creación, al cual todos debían temer y obedecer. Esta etiqueta, era usada precisamente, con la intención de ir más allá de dicho término, no con la intención de aferrarte a él y convertirlo en <algo>. Dios, sencillamente fue (y es, como tantas otras palabras) un término vacío de contenido, al que se le ha ido añadiendo imágenes e interpretaciones mentales de todo tipo. Perdiendo, casi por completo, la esencia del profundo descubrimiento atemporal, hacia el que apunta la palabra. Es así, como pasó a ser un concepto que el ego ha ido tergiversando cada vez más, intentando atrapar intelectualmente <algo>, que sólo se puede sentir por experiencia íntima y directa.

  La existencia es sólo un mapa que apunta hacia lo que eres. Un eres, imposible de percibir. Si uno se aferra al mapa, jamás irá más allá de él y por lo tanto, no conocerá lo que siempre es conocido. Dios.










¿Podrías, simplemente, permitirte estar enfadado, sin ser el enfado? Estar triste, estar celoso, estar resentido, estar tenso, estar nervioso, estar desganado, estar avergonzado, estar asustado, estar frustrado, estar dolorido, estar débil, estar incapacitado. Permitir que cualquier emoción, pensamiento o sensación aparezcan en ti. Permitirles estar en ti e incluso, si es necesario, permitirles expresarse a través de ti, pero sin creerte que tú eres ellos. Sencillamente les das espacio. No luchas, no controlas, no huyes de ellos. Porque, te garantizo, que si intentas buscar maneras de hacerlos desaparecer, les estarás dando más fuerza. Les estarás otorgando realidad ¡Eso es lo que haces continuamente sin darte cuenta! ¡Reaccionas inconscientemente a las circunstancias y es de tu reacción, de la que depende tu siguiente experiencia! ¡No al revés! Detente por un momento, mantente aquí, tan sólo permitiendo a la vida ser. Tan sólo deja de buscar. Y dime ¿podrías, de la misma manera, estar feliz, sin ser la felicidad? Estar tranquilo, estar orgulloso, estar generoso, estar eufórico, estar activo, estar valeroso, estar cariñoso, estar gracioso, estar risueño, estar optimista, estar sensible, estar seguro, estar altivo. Permitir así también, que las emociones, pensamientos o sensaciones a las que llamamos positivas, estén en ti e incluso, si es necesario, se expresen a través de ti, pero sin que sean tú. 

 Haz el "experimento", simplemente permite que todo esto esté en ti y permite que también se vaya por donde vino. Si das permiso en tu interior, para que las cosas sucedan, también les estarás dando el permiso para marcharse, y además, la apertura que sucede en tu interior, automaticamente también sucede para tu exterior. Lo estarás entregando todo en el continuo y natural flujo del devenir. Abrirás la puerta, para dejar que nuevas cosas entren en tu vida. Le estarás otorgando al mundo, la realidad que tiene para ti: ninguna. Serás libre del mundo y libre para disfrutarlo. Serás el conocimiento de tu espacio interno. Serás la Paz, la Luz, la Salvación que permite al mundo ser, porque sabes, que no perteneces a él.  


- Un Primer Paso Para Cambiar el Mundo (Artículo) http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia2/ciencia_conscioussociopol314.htm



♥ ♥ ♥ 

      


 

jueves, 3 de noviembre de 2016

NADIE






 Los desafíos de la vida son inevitables. No es posible habitar en una forma física y no experimentar desafíos. Más allá de la interpretación de tu mente sobre si algo es "bueno o malo", se encuentra el bien superior que subyace en cada situación, que va tomando forma en el espacio eterno del presente. Aunque tus pensamientos te asegurarán que ellos saben por qué tu situación de vida es como es, juzgando y luchando internamente contra el mundo, pero lo cierto, es que no saben absolutamente nada al respecto. Y es que mientras la carga energética que los sustente sea negativa, o más bien dicho, esté sujeta a los extremos opuestos del "bien y el mal" que mantienen a esta realidad intacta, no te serán desveladas las lecciones que se esconden tras tus desafíos. Descubrir dichas lecciones, es liberarte del continuo ciclo kármico que mantiene vivas tus rancias y repetitivas experiencias. Es evolucionar siendo más consciente de ti mismo y por lo tanto del mundo que te rodea, para así poder trascender la dualidad de la mente y a sus agotadoras formas de expresión. Es crear deliberadamente tu situación de vida, entendiendo que es sólo un juego con un comienzo y un final. Un juego en el que participas alegremente y en paz, sin ser arrollado por él nunca más, porque has aceptado su principal regla: la impermanencia. Porque al aceptar esto, te has rendido y has dicho ¡sí, juego! Teniendo la absoluta certeza de que no sólo eres un jugador, sino de que eres el mismísimo creador del juego, y por lo tanto, el tablero y su contenido te pertenecen. Pero tú, como observador silencioso, siempre estás más allá del juego. Observador silencioso de tus pensamientos, de tus emociones, de tus reacciones y de las situaciones que viajan alrededor de ti. Observador silencioso que vive eternamente en el no-tiempo.

 Mirar a tus emociones directamente, te llevará automaticamente más allá de ellas. Te llevará al silencio y ese silencio, creará un espacio en el que permites que todo sea. No importa cuanto dolor entre en tu espacio interno, porque tu espacio es infinito y transparente. Es un lugar amoroso, sin límites, donde todo sucede, pero donde al mismo tiempo, todo sana y desaparece. Miras a tus emociones y observas cómo éstas nutren a tus pensamientos y cómo éstos a su vez, son la materia prima de este mundo tan hostil. Pero una vez que las reconoces mediante tu presencia constante, te has retirado de ellas y al hacerlo, deja de haber alimento para los pensamientos. Las permites estar, pero dejas de ser ellas. Entonces, aprendes la lección de la vida cada vez y como consecuencia de esta transformación interna, tu realidad comienza a cambiar. Una vez que éste sea tu único y verdadero propósito, conocerás directamente lo que son los sentimientos. Primero, te darás cuenta que lo que creías que eran sentimientos, son emociones y que las emociones, están sujetas a los altibajos, es decir, a la ley de la polaridad que dictamina la mente "la felicidad contiene una semilla de la infelicidad". Gracias a esta comprensión, le irás dando la bienvenida a la presencia más a menudo en tu vida, donde las emociones, el tiempo y los conceptos mentales, se disuelven instantáneamente y donde vives tranquilo, pero intensamente vivo en el ahora. Dejas de ser una víctima del mundo y de lo que éste conlleva, para ser el espacio que lo rodea y que está más allá de él.

 Tu presencia te revela lo que proviene de la Fuente misma: tu poder, tu invulnerabilidad. Te ha revelado <algo> que no sólo trasciende a la mente, al cuerpo y al mundo, sino que ese algo que sientes como una paz, una alegría, un amor y una plenitud inacabables, son sentimientos puros e inalterables. Puede que la intensidad de estos sentimientos varíe, pero no pueden transformarse nunca más en negatividad, ya que provienen de la Fuente misma y aquí, en la Fuente, no hay lugar para dar realidad a una ilusión. 

 Se te ha revelado tu Verdad, así que ¿para qué seguir creyéndote una mentira? 







- Método Chemtrail. Información detallada sobre los aviones que fumigan el cielo con agentes tóxicos. Por Qué y Para Qué. https://yanomiramoselcielo.wordpress.com/2015/03/09/chemtrails-aviones-que-fumigan-espana-la-gripe-y-evitan-lluvias/ 







♥ ♥ ♥

domingo, 23 de octubre de 2016

SAGRADO





 Cada forma de vida es una expresión única de la matriz informe e intemporal, de donde todo surge y a donde todo vuelve. Cada cosa proviene de la Nada y a cada cosa, le aguarda el constante cambio y la irremediable desaparición. Porque cada cosa es una breve e impermanente ilusión, creada por la realidad que siempre es y que jamás desaparece. La Nada no puede ni dividirse, ni transformarse, ni destruirse, ni limitarse, ni entenderse. Puesto que no es una cosa, es Nada. No es ni nacimiento, ni muerte. Es, Vida Una sin opuesto. Es, amor íntegro e ininterrumpido. Es, plenitud inacabada. Es, no-tiempo eterno. Es, verdad absoluta. Es, quietud imperturbable. Es, dicha trascendental. Es, impensable-incomprensible-inimaginable-inexplicable-indefinible-inconmensurable-insondable. Es, experiencia directa y perpetua. Nada, es. A la que tan sólo se la puede señalar y en la que siempre estás. Es, única y por lo tanto, no hay más.

 Lo que Nada decida experimentar a través de tu forma física, no es cuestionable, no es reprochable, no es malo ni tampoco bueno, no es exitoso ni fallido. Lo que Nada decide, ya es y no puede dejar de ser. Es la expresión impredecible donde el momento toma forma, con el único prósito de evolucionar en las experiencias, que la llevarán a ser consciente de sí misma. Una ilusión, en la que Nada juega a ser cosa, para darse cuenta de que es Nada y por lo tanto, Todo. Sólo Nada es real. Sólo Nada vive. 

 Nada eres, y a la Nada perteneces.

 ¡Qué descanso!








 Helen Schucman era psicóloga y educadora en una reconocida institución académica. Una mujer declarada atea y de predominante pensamiento conservador. Tras varios problemas significativos que fue experimentando a lo largo de su trayectoria profesional, seguidos de un impulso interior que le llevó a buscar nuevos caminos, de un día para otro, su vida cambió radicalmente. De repente, su mente se convirtió en una perfecta herramienta para expresar la Verdad última, y sus manos, la tinta donde se puede percibir el verdadero poder que reside tras los pensamientos. Comenzó a escribir automáticamente, sin saber de dónde procedían aquellas poderosas palabras. Entonces, a medida que pasó el tiempo, sus escrituras se convirtieron en tres volúmenes que aún, a día de hoy, siguen transformando la vida a multitud de personas.

 Los libros no son aptos para cualquier lector, en el sentido de que el lenguaje con el que señala hacia la Verdad, florece del pensamiento que emanó Jesucristo tras su iluminación. Por ello, tu grado de presencia debe ser intenso para poder ir más allá de las palabras, y de esta manera, leer sin juicio alguno cada indicador que te conduce a lo que realmente eres


- Un Curso de Milagros (Libro de Texto) http://un-curso-en-milagros.org/publicaciones/pdf/ucdm_texto.pdf 

- Un Curso de Milagros (Manual de Ejercicios) http://www.xucurruc.org/wp-content/ucdm_ejercicios.pdf 




♥ ♥ ♥

miércoles, 12 de octubre de 2016

DIMENSIÓN





 Que cuando todo estalle en mil pedazos, tengas la absoluta certeza de que eres la unión invisible de cada trozo resquebrajado. Que cuando el ruido ensordecedor vuelva al mundo totalmente chiflado, sientas en lo más profundo de ti, el silencio con el que desinfectas el histerismo de tus hermanos. Que cuando la sangre riegue los bosques de la Tierra, reconozcas tras ella, la Vida que jamás se ausenta. Que cuando el dolor <apague> la luz de la humanidad, sepas que una gran borrasca no puede robarle ni uno de sus rayos al radiante sol. Que cuando el olor de las flores desaparezca, los árboles dejen de mecer sus ramas y la tierra no tenga un sólo cuerpo que transformar, recuerdes la nada de la que procedes y a la que volverás, porque ella nunca te abandona. Que cuando los animales renuncien a su movimiento, encuentres en su exterminio tu propia quietud, esa misma que los acompaña a ellos, más allá del nacimiento y de la muerte. Que cuando la mentira se haga dueña de las percepciones, encuentres la única Verdad que descansa en cada una de las ilusiones. Que cuando el tiempo esté dispuesto a intensificar el sufrimiento, te halles en el no-tiempo de la eterna dicha. Que cuando nada tenga el menor sentido, hagas del caos el orden perfecto para la Conciencia. Que cuando todos a tu alrededor luchen contra la realidad, te dejes caer sobre el vendaval, seguro de que nunca te mueves.






 Ningún tipo de cambio significativo se dará en la situación de vida del planeta Tierra, si previamente, no se lleva a cabo una transformación de la Conciencia humana. La supervivencia de nuestra raza, depende de ti. Crea un espacio amoroso a través tu intensa presencia en el aquí y ahora, y la transmutación del ego comenzará como su consecuencia natural inmediata. Ríndete, di sí al presente, acepta lo que ya es




♥ ♥ ♥