jueves, 29 de junio de 2017

NADA Y TODO








 Está claro, yo no soy quien creía ser, ni tampoco soy otra cosa diferente, porque no soy nada ni tampoco nadie. Pero esta claridad no procede del entendimiento, ni tampoco de la emoción; esta claridad es real, es vivida y es una claridad que, aunque parezca nueva, definitivamente no es nueva ni vieja; ¡es naturalmente natural!

 Creía llevar una vida propia a través de una individualidad propia. Creía que decidía, sí, que tenía elección, que yo era responsable de mi experiencia y de lo que se desenvolvía en ella. En definitiva, creía ser alguien, como casi todo el mundo lo cree, y que la respuesta al sentido de mi existencia se ocultaba en algún lugar del interior de Rocío, de la persona que creía ser. Pero todo ha sido un sueño, un sueño donde creía ser la soñadora, con un cuerpo, unos sentimientos, unos pensamientos, un conjunto de talentos, un nombre, una historia pasada, un futuro planteado y un presente controlado. Y resulta que la creencia de que toda esta serie de requisitos construyen una identidad, se ha desvanecido naturalmente. ¡No hay sentido para la existencia, porque aquí no hay nadie!

 No puedo controlar nada y nunca he podido hacerlo (aunque así lo pareciera), ¡porque aquí no hay nadie!: estas manos se mueven en el teclado sin ninguna orden por "mi" parte, los pensamientos que inspiran sus movimientos no provienen de ningún lugar personal ni particular y el pellizco que "siento" en el estómago es totalmente involuntario. Esto siempre ha sido así, es sólo que antes creía ser un -yo-, una persona con soberanía propia, ¡pero era una apariencia, un juego, un sueño!; aparentemente, era una buscadora en busca de "un no sé qué" que me faltaba, un "algo" que nunca estaba presente.... una respuesta que me devolviera la sensación de estar completa, pero yo nunca supe a qué se debía esa sensación de insuficiencia, ¡porque nunca me paré a ver que nunca hubo nadie ahí que necesitara algo!
 Despertarme, levantarme, percibir, pensar, sentir, hablar, comenzar a hacer, detenerme a no hacer, acostarme y dormir; todo esto sucede por sí solo, no hay una tal Rocío haciendo que esto ocurra, y así como mi corazón simplemente late, así también de la nada surge todo lo demás; de nada surgen las diferentes formas de expresar esta individualidad y a la nada vuelven, y así es siempre en cada una de las creaciones existenciales, en las que se incluyen todas las personas. Todo sucede sin más, y este "despertar o darse cuenta" (para nadie), ocurre sin más y con simplicidad. Pero incluso el suceder sólo es una apariencia perteneciente al mismo sueño, porque el tiempo donde el suceder acontece, sólo se haya en la mente; en los recuerdos y en las proyecciones inconscientes y conscientes que construyen el sueño de la existencia individual, constituida por un supuesto principio, una sucesión de acontecimientos y un final. Así que nada sucede en realidad, ningún sueño ni ningún despertar, porque aquí no hay nadie a quien le pueda suceder nada. Así que lo que eres y no eres, no se puede conseguir ni tampoco perder; porque lo que eres y no eres, ya es y no es.

 Darse cuenta, esa es la clave; darse cuenta de que todo es total y completo ya, y cuando ese darse cuenta sucede por sí sólo, sobreviene también la paradoja de que no hay nadie ahí dándose cuenta de nada.  Dormido o despierto, malo o bueno, mejor o peor; todo, absolutamente todo, es una espléndida expresión sin sentido, de la nada que lo es todo.



Tony Parsons (Vídeo. Activar subtítulos)





- El Secreto Abierto de Tony Parsons, por el Dr. Tan Kheng Khoo (Libro) http://www.acharia.org/downloads/Tony_Parsons_open_secret_spanish.pdf 



♥ ♥ ♥   

miércoles, 21 de junio de 2017

NO SER Y SER





 El caso es que ninguna verdad que sea interpretada por el pensamiento, es absolutamente verdad. El caso, es que no importa cuántas personas intenten expresar a través de la palabras "quienes somos", no importa lo simples y radicales que sean sus explicaciones, porque nunca serán definitivas. Incluidas también estas palabras.

 Las palabras son un producto del pensamiento, el pensamiento es la forma en la que la dualidad se manifiesta; la dualidad funciona a través de la separación, y la separación es una ilusión. Así que ninguna persona, ni ningún método adicional pueden responder a la pregunta "¿quién soy?", porque las personas y los métodos forman parte del pensamiento y por lo tanto, de la ilusión de separación. Y si crees que una ilusión va a sacarte de la ilusión, lo que conseguirás es reforzar aún más la ilusión de que tu eres un yo separado, que necesita buscar la respuesta a la pregunta "¿quién soy?", a través de un supuesto mundo separado de uno mismo.

 Todo lo que sea interpretado a partir del yo individual es un sueño, ya que este yo al que se le otorga la realidad de lo que uno es, es una elaboración del pensamiento. Incluso aunque una "persona despierta" te muestre la "verdad", nunca será definitiva, sino más bien, una señal que apunta hacia ella; porque aunque esté "despierta", sus interpretaciones siguen formando parte del sueño de ser alguien.

 Nada y todo como uno, eso es lo que ya es. Nada, eso es lo que es todo y ni siquiera esta declaración tan vacía de significado, se acerca a lo que eres. Tampoco iluminación, conciencia, ahora, aquí, infinito, eterno, silencio, vacío, no-dualidad, ser... ninguna palabra puede describir lo que no se puede describir. Buscar la iluminación, buscar el aquí y el ahora, buscar lo infinito, buscar la eternidad, buscar el silencio, buscar el vacío, buscar la no-dualidad, buscar ser... toda búsqueda es en vano, desde la más sutil hasta la más enrevesada, porque lo que eres no puede se perdido y por lo tanto, tampoco necesita ser encontrado, puesto que ya lo eres. De hecho, ese buscador que es el yo separado, forma parte de lo que eres.

 Todo es completo y total ya, no es de otra manera. Simplemente nada, sueña o se identifica, como sea que lo quieras llamar, con que es alguien independiente, incompleto y limitado: Alguien deprimido o feliz, harto o satisfecho, dormido o iluminado... en definitiva, un "yo" con una vida propia. Pero nada de esto eres absolutamente tú, puesto que si algo eres en concreto, ya te estás separando y limitando de todo lo demás, incluso si dices ser un espíritu encarnado. Lo que eres es nada y lo abarca todo, pero no como un concepto de totalidad, sino como una vivencia real de que siempre fue así en realidad. Ser el viviente espacio infinito que se expresa como pensamiento, emoción, sonido, imagen, tacto, olor, sabor... ni dentro ni fuera, ni contraído ni expandido, sino totalmente fundido y fluido, sin elección ni propósito alguno, ni siquiera necesitando ser libre de nada. 

 No hay nadie aquí, no hay nada en concreto siendo, todo ocurre sin control, siempre es así aunque el yo crea que no lo es. No existe nadie eligiendo ni decidiendo nada, esas aparentes elecciones y decisiones se hacen naturalmente solas siempre, a pesar de que el yo crea que es él quien dirige su vida: Ese es el sueño de la separación, esa es la ilusión. Pero lo cierto es que no hay nada concreto que dirija nada, todo transcurre por sí solo, sin intención alguna, e incluso ese transcurrir de la vida tan sólo se haya en la mente gracias a la memoria, ya que no hay nada que transcurra en realidad. Así es siempre, y puede que el yo diga - ¡O no! yo soy quien estoy a cargo de todo en mi vida, incluso de mi karma, de mi forma de ser y de mi forma de no ser - o que diga - Tengo que cambiar, transformarme y conservar ese cambio en mí. Sentir bienestar, calma y plenitud - pero no hay nada que se pueda hacer con el yo y el yo no es un error, porque estos palabras que parecen tan definitivas, están igualmente ocurriendo sin más; el yo ocurre sin más, porque en el espacio de no ser y en el no espacio de ser, todo es permitido sin la intención de permitir nada.

 Creer que -uno- es alguien que necesita estar constantemente pendiente de sí mismo para lograr ser quien ya es, ¡es absurdo!; aunque para el yo no lo es claro, ya que la ilusión de su propia existencia depende de ello. Cuando uno despierta, no despierta en realidad de nada, ¿cómo podría uno despertar de sí mismo? Pero podría decirse, que la ilusión de ser alguien se hace deliciosamente evidente, y la no-realidad y la realidad se mantienen donde siempre estuvieron: En la unidad. El yo no desaparece, forma parte del todo, pero sucede que ya no hay identificación con él, así que la separación se muestra como la ilusión que es. Todo sigue igual, pero ya no queda nadie aquí, todos los estados del yo siguen ocurriendo, pero ya no hay identificación; éstos vienen y van en la libertad de no ser nadie.
  
 Todo es completo y total ya. Buscar o dejar de buscar, sucede, pero para nadie.




 La Única Constante que Existe. Tony Parsons (Vídeo: Activar subtítulos).








♥ ♥ ♥